Blogia

El Blog de Fran Rey

Sobre Izquierda Abierta

En Izquierda Unida se pueden integrar colectivos, asociaciones, partidos y federaciones que acaten de forma expresa sus fines y principios, estatutos, resoluciones, o cualquier documento de normas de funcionamiento que pudiera ser aprobado por la organización.

-Artículo 30 de los Estatutos de Izquierda Unida-

Se han dicho muchas cosas sobre la creación de Izquierda Abierta, el nuevo partido que pretende agrupar a los gasparistas dentro de IU. Por supuesto, casi todas ellas han sido malas. No seré yo quien defienda la gestión de Gaspar Llamazares en sus años de coordinador general de IU, pero sí que defenderé la plurarlidad de partidos en Izquierda Unida. Parece que a Llamazares y sus seguidores se les critica por haber cometido el terrible pecado de crear un partido distinto del PCE. Esto sólo puede significar que la gente ha olvidado que Izquierda Unida es un movimiento político y social que nace como unión de partidos, personas, organizaciones…, y que esa sigue siendo su estructura interna.

 

 

Aquellos que conozcan mis ideas, o que hayan leído mi blog con una cierta regularidad, sabrán que siempre he deseado la constitución de un partido socialista dentro de IU, como lo era el PASOC. ¿Soy también, por ello, un traidor?. ¿Es que acaso Izquierda Unida es la finca privada del Partido Comunista de España?. Yo creo en una izquierda unida en torno a un programa, pero plural en cuanto a las ideas, y como manifestación de esa pluralidad ideológica, plural en los partidos y en los símbolos. Por mucho que yo pueda coincidir ideológicamente con Cayo Lara (bastante más que con Gaspar Llamazares), no puedo sentirme identificado con la hoz y el martillo, pues mis símbolos no son esos, sino el yunque, el libro, y el tintero, es decir, los símbolos del Partido Socialista histórico.

Por todo ello, yo defiendo y defenderé la libertad de los militantes de IU para constituirse en partido político dentro de la coalición, así como la unión de partidos ya existentes que, pese a tener una ideología similar a la nuestra, siguen sin formar parte de este proyecto.

Me gusta que en Izquierda Unida esté tanto el PCE como Izquierda Abierta (además de otros partidos que forman parte de la coalición, como Izquierda Republicana, CUT-BAI…), aunque, por supuesto, yo no me iré a ninguno de los dos partidos. Yo seguiré luchando por la creación de un partido socialista que, dentro de Izquierda Unida, continúe con la línea ideológica del socialismo de Pablo Iglesias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Orden y la Estabilidad.

El orden. No hay concepto más aterrador para las personas que saben historia y están comprometidas con la libertad. Las mayores tropelías de la humanidad han sido cometidas en nombre del orden. Cada vez que un pueblo se indigna y se atreve a protestar, a poner fin a una determinada injusticia, siempre hay alguien que, en nombre del orden, suprime las libertades y oprime al disidente. Ocurrió en Chile y en España, cuando los militares se sublevaron contra la voluntad popular, que clamaba cambio. Ocurrió en Alemania, cuando el gobierno del SPD reprimió violentamente a la Liga Espartaquista (con ayuda de las milicias de extrema derecha). El orden es la excusa que tradicionalmente utilizan las oligarquías (gobiernos, militares, burgueses…) para impedir cambios sociales o transformaciones democratizadoras. Es la excusa para suprimir la soberanía popular.

La palabra orden ha sido utilizada en tantas ocasiones, que, poco a poco, la gente se ha ido dado cuenta de su significado, de la relación inequívoca entre orden y represión. Esto ha llevado a la oligarquía a desarrollar un nuevo término para utilizarlo con las mismas consecuencias que el anterior: la establidad.

En nombre de la estabilidad, España tiene una ley electoral antidemocrática, que hace que los votos al PPSOE valgan más que los votos a IU o UPyD. En nombre de la estabilidad (económica), esto es, la garantía de que los ricos no vean en riesgo sus fortunas a causa de sus errores financieros, los trabajadores tenemos que pagar una crisis que no hemos provocado.  Orden y estabilidad. Cada vez que oigo estas palabras me pongo a temblar.

Allende y Pablo Castellano.

Hoy he estado viendo algunos vídeos en youtube, y he querido compartir dos de ellos con vosotros. El primero, es un discurso del gran socialista Salvador Allende. El segundo, es un discurso que Pablo Castellano dió frente a la tumba de Pablo Iglesias, recordándonos qué es el socialismo.

He querido compartir con vosotros estos vídeos por que, puesto que estoy en total sintonía con lo que dicen, son una forma tan válida de exprasar mi ideología, como lo son los textos que habitualmente publico en este blog.

La Pinza

El 28 de Octubre de 1982, Felipe González Márquez ganaba las elecciones generales. Su partido obtenía 202 votos, la mayoría absoluta más amplia de nuestra democracia. Llegaba el momento de realizar todas aquellas hazañas socialistas que había prometido: salida de la OTAN, igualar la pensión mínima al salario mínimo, creación de empleo, ampliación de los derechos sociales, lucha por la libertad del pueblo saharaui, implantación de una economía más justa…Desde luego, tenía mayoría suficiente para realizarlas todas y más. Pero la realidad fue muy distinta. El gobierno felipista llevó a cabo las políticas más derechistas que en esa época podían ser imaginadas y, desde luego, no cumplió con ninguna de sus grandes promesas. En aquellas circunstancias, un grupo de partidos de izquierdas de diversas tendencias (socialistas desengañados del felipismo, comunistas democráticos del PCE y otros partidos, y republicanos de izquierdas de otras filiaciones políticas) fundaron la coalición Izquierda Unida, que tenía como finalidad combatir el gobierno derechista de González y constituirse en una alternativa de izquierdas a aquel gobierno.

El mensaje de Izquierda Unida, de un carácter extremadamente claro y en sintonía con las necesidades de los trabajadores, tuvo su efecto en la sociedad. La coalición, que comenzó sus andanzas con un único diputado (Gerardo Iglesias), llegó a aumentar 21 veces su representación en el congreso. ¿Qué fue lo que ocurrió después? Para empezar, hay que puntualizar que esos 21 escaños no se correspondían con el verdadero porcentaje de votos de IU, que en realidad era mayor, sino que eran el resultado de una injusta ley electoral que tenía como única finalidad asegurar que el poder estuviera siempre en manos del PP y el PSOE, garantes del régimen continuista de 1978. Pero, de seguir creciendo el apoyo a Izquierda Unida entre la población, esta ley no sería suficiente para contener el crecimiento de la coalición izquierdista. Fue entonces cuando al PSOE se le encendió la bombilla, e ideo un concepto político que le salvaría la vida: la pinza.

En múltiples ayuntamientos y parlamentos, el PSOE esperaba obtener el poder con el apoyo de Izquierda Unida, pero, lo que en ningún momento tenía pensado hacer el  partido felipista era girar sus políticas hacia la izquierda. Es decir, querían que IU, una organización de izquierdas, les apoyara para hacer políticas de derechas. Evidentemente, Izquierda Unida rechazó esta colaboración, lo cual le sirvió al PSOE para decir que existía un pacto oculto entre el PP e Izquierda Unida para debilitar al PSOE, que fue conocido como la pinza. Por supuesto, esta afirmación no era más que una burda patraña, pero fue repetida hasta la saciedad por los medios de manipulación afinas al PSOE, como el grupo PRISA (La Ser, El País…),  hasta grabarla en el subconsciente de muchos ciudadanos, que llegaron a tomarla por verdad. A partir de ese momento, muchos votantes (reales y potenciales) de Izquierda Unida, giraron su voto por rechazo a la inexistente pinza, bien dándolo al PSOE, o bien quedándose en casa. El resultado no se hizo esperar. En el año 2000, IU desciende de 21 a 9 escaños, y el PP gana las elecciones por mayoría absoluta. Cuatro años más tarde, es el PSOE el que obtiene la victoria, bajando de nuevo IU hasta los 5 diputados. En 2008, PP y PSOE mejoran sus resultados considerablemente, mientras que IU queda con un único diputado (dos si contamos al diputado de ICV).

Pero llega la crisis económica, y el PP y el PSOE inician una competición por ver quién de los dos es capaz de buscar métodos más eficientes para esclavizar a los trabajadores y hacerles pagar la crisis provocada por los capitalistas. Solamente IU, sin casi presencia en el parlamento ni en los medios de comunicación, dominados por los partidos del régimen (incluyendo PNV y CiU que, a pesar de tener menos votos que IU, tienen más escaños en el congreso y más presencia en los medios de comunicación), planta cara a los dos grandes partidos y a las fuerzas del capital y se pone, como siempre ha hecho, del lado de los trabajadores. Como consecuencia, en las elecciones municipales de 2011, el PP mantiene su número de votos, el PSOE se desploma, e IU sube notablemente. Por supuesto, la ley electoral se encargó de no traducir estos votos en concejales, pero, como ya había ocurrido en tiempos de Felipe y Aznar, la subida de IU volvía a poner en peligro su hegemonía. ¿Durante cuánto tiempo más podrá contener la ley electoral los verdaderos resultados de Izquierda Unida?. Era el mismo problema que ocurrió a finales de los 90, y la solución volvía a ser la misma: La Pinza. Así, a día de hoy, podemos ver a numerosos dirigentes del PSOE rescatando el viejo mensaje de la pinza entre PP e IU para debilitar al PSOE.

Pero…¿Significa eso que no existe la pinza?. Por supuesto que existe. Existe la pinza entre el PP y el PSOE para acabar con la izquierda, y a las pruebas me remito:

  • En el ayuntamento de Oviedo era posible conseguir un gobierno que arrebatase la alcaldía al Popular Gabino de Lorenzo. El PSOE no quiso presentar candidato, y se abstuvo ante la elección del alcalde, impidiendo que Roberto Sánchez Ramos (Rivi), de IU, se alzara con la alcaldía, y entregándosela de nuevo a Gabino de Lorenzo.
  • En una gran cantidad de ayuntamientos donde IU ganó las elecciones, el PSOE votó a los candidatos del PP, para arrebatarle la alcaldía a IU y entregársela a los populares.
  • Ambos partidos se niegan a cambiar una Ley Electoral que es injusta y antidemocrática, y que impide que Izquierda Unida tenga la representación que la ciudadanía le otorga en las urnas, obteniendo siempre un porcentaje de cargos electos (concejales diputados, senadores…) profundamente inferior al porcentaje de votos obtenido.
  • Las empresas de manipulación (mal llamadas medios de comunicación) afines al PP-PSOE manipulan (o sencillamente omiten) la información relacionada con Izquierda Unida.

En definitiva, la pinza existe, pero no es de IU y el PP contra el PSOE, sino del PP y el PSOE (que políticamente representan lo mismo) contra la única alternativa de izquierdas, que es Izquierda Unida.

España no es una democracia. Análisis de los resultados electorales.

El resultado de los comicios del 22 de Mayo no es, como nos quieren hacer creer determinados medios de comunicación, el triunfo del PP. El resultado verdadero y objetivo es el hundimiento del partido único, el PPSOE de ZP y Rajoy. Y es que la suma de PP+PSOE ha perdido más de un millón de votos. Si contamos el total de ciudadanos censados con derecho a voto (incluidos los abstencionistas y los que han votado blanco o nulo), tendremos que el PP tiene un 24% de los votos, y el PSOE un 18%. Es decir, los dos juntos no llegan ni al 40% de los votos. Dicho de otro modo, más del 60% de los ciudadanos no ha votado ni al PSOE ni al PP. Esto tiene dos consecuencias bien claras:

  1. El PP gobernará en muchos lugares con mayoría absoluta cuando su porcentaje de votos oscila en torno al 25%. Incluso si descontamos la abstención, el porcentaje de votos del PP sobre el voto total oscila en torno al 35,8%. Esto da cuenta, de nuevo, de la ausencia absoluta de democracia que hay en este país. La Ley Electoral transforma la realidad ideológica del país, emitida en forma de votos, en una serie de concejales y diputados que guardan muy poca relación con dichos votos. Esto, además, desmiente el mito de que el único inconveniente de la Ley Electoral es la división en circunscripciones, ya que en unas elecciones municipales el municipio es unicircunscricial, pero la Ley d’Hont sigue torturando a los partidos mal llamados minoritarios (como si un partido que ha sido votado por el 25% de la población pudiera ser llamado mayoritario).
  2. El bipartidismo no tiene respaldo popular. España no es una democracia, y la dictadura bipartidista no se sostiene por el apoyo popular, como nos quieren hacer creer, sino por los medios que el propio régimen tiene para defenderse, esto es, la ley electoral y las empresas (públicas o privadas) de información/manipulación. El funcionamiento es el siguiente: el ciudadano vota contra el PPSOE, pero el sistema electoral manipula los resultados (ley d’Hont y sistema de circunscripciones). Posteriormente, las empresas de información convencen al votante de que esos son los resultados elegidos por el pueblo. Una vez finalizado el proceso, el ciudadano asimila que el resto de la población ha votado distinto y, como es lo que ha sido elegido por la mayoría, lo acepta y lo asume. Llegado el caso, incluso puede sentirse decepcionado y frustrado, al verse como una minoría y contemplar que su voto nunca tiene un efecto apreciable, pasando a votar a los ganadores o dejando de votar.

 

En conclusión, podemos afirmar sin lugar a dudas que España es una dictadura bipartidista. Alguien puede pensar que esto es una exageración, una forma de hablar. En absoluto. Tras la muerte del dictador no hubo una transformación de dictadura a democracia, sino a dictadura de partido único a dictadura bipartidista. El motivo es muy simple, cuando solo hay un partido, es evidente que a las demás opciones políticas no se les permite llegar al poder, pero si hay dos que se suceden en el gobierno, da la impresión de que existe una alternancia, un poder de decisión real, en definitiva, aparenta ser una democracia. Pero… ¿Lo es en realidad? ¿Es acaso menos mala una dictadura bipartidista que una dictadura de partido único?. Voy a demostrar que no. Un sistema de partido único es dictatorial porque, al no haber forma de cambiar al líder, éste puede hacer lo que quiera sin respetar la opinión del pueblo. En un sistema bipartidista, una vez elegido uno de los dos partidos éste puede hacer lo que le venga en gana, ya que, si pierde las próximas elecciones, será sustituido por el segundo partido que, al actuar también en desacuerdo con el pueblo, volverá a ser sustituido por el primero. Es decir, los dos partidos pueden actuar completamente al margen del pueblo por que esto no les supondrá en ningún caso una pérdida del poder, sino una sustitución temporal. 

La Revolución de los Indignados

Domingo 15 de Marzo:

Una plataforma, llamada Democracia Real Ya, que, poco a poco, fue haciéndose fuerte en Facebook convoca manifestaciones en todas las capitales de provincia. El motivo de la protesta es la falta de democracia en este país, donde unos misteriosos señores no electos, llamados “Los Mercados” hacen y deshacen a sus anchas sin que nadie les pare los pies. Los banqueros se llevan nuestro dinero para invertirlo en tráfico de armas, forrándose a nuestra costa y a costa de las víctimas de todas las guerras (como esa que hay ahora en Libia). La Ley electoral fuerza el bipartidismo por ley, al tener menor valor un voto a IU o UPyD que al PP o al PSOE. Y los jóvenes del año 2011, la juventud más preparada y con menos derechos de la historia, bajo el lema “Sin casa, sin curro, sin pensión, SIN MIEDO” decide poner punto final a esta situación. ¿Quién iba a hacerlo si no? ¿Los ultrapactistas y megavendidos sindicatos UGT y CC.OO.?. Como no podía ser de otra forma, ahí estuve yo.

En Oviedo, la manifestación transcurrió casi sin accidentes. Digo casi, porque, en un momento dado, la policía intentó permitir el paso de los coches por la carretera legalmente cortada para la manifestación. Evidentemente, no se lo permitimos. Aún así, es de celebrar que ese fuera el episodio más turbio de la jornada, y que no hubiera ningún incidente violento. No ocurrió igual en Madrid, donde la Policía Nacional, el cuerpo de seguridad a ordenes del ministro Alfredo Pérez Rubalcaba (ese que los del P$O€ quieren que sea el próximo presidente), cargó contra los manifestantes, desalojándolos por la fuerza y dejando varios heridos. Si la manipulación total de los medios de comunicación, la Ley Electoral que dice que un voto vale más o menos en función de que partido lo reciba, la existencia de una Jefatura de Estado no electa, y la ilegalización de los partidos cuando estos no incumplen la ley, no eran motivos suficientes para pensar que esto no es una democracia, ahora tenemos uno más: Los derechos de asociación y manifestación no son reales, y el gobierno puede acabar con ellos cuando les plazca. Ahora es más evidente que nunca. España no es una democracia.

Martes 17 de Marzo:

Democriacia Real Ya, a través de Facebook, convoca sentadas pacificas en las principales ciudades de cada provincia. El llamamiento es un éxito. La Puerta del Sol en Madrid se ve desbordada, y los partidos del régimen (PP y PSOE) comienzan a tener miedo. Yo estuve en la sentada de Oviedo, ojalá hubiera podido estar tanto tiempo como me hubiese gustado, ojalá pudiese haber ayudado tanto como hubiese querido, pero desgraciadamente no pudo ser así. Espero poder colaborar más en los días venideros. Pero el caso es que se decidió acampar ahí, incluso antes de tener los permisos, y alargar la sentada hasta el día de las elecciones. Había llegado la hora de plantar cara al sistema de una vez por todas, de ser rebeldes, de indignarnos, de cambiar nosotros desde abajo, lo que ellos no quieren reformar desde arriba.

Evidentemente, los medios del régimen han intentado crear confusión, desacreditar el movimiento, pero, al contrario que en otras ocasiones, esta vez sus manipulaciones no han tenido efecto, porque lo que ellos estaban intentando negar desde la televisión, el pueblo lo estaba viendo desde las ventanas.

Ciudadanos, os hago un llamamiento a la reflexión. Pensad, daos cuenta de la completa ausencia de democracia de este país. Ni si quiera la constitución aprobada por referéndum en 1978 (y que no es la constitución más democrática del mundo) se está cumpliendo ya. Nos mienten. Lo llaman democracia, pero no lo es. Vivimos en la dictadura de Los Mercados, en la que esos gobiernos que ni siquiera son elegidos en unos comicios verdaderamente democráticos, en los que todos los votos valgan igual, actúan únicamente como esbirros de sus verdaderos amos, que son aquellos que han provocado la crisis, que se han lucrado a su costa, y que nos han dejado en la miseria.

¡ESPAÑOLES, VUESTRA DEMOCRACIA ES UNA MENTIRA!

¡DERRIBEMOS LA DICTADURA!

¡VIVA LA REVOLUCIÓN!

El Titanic de la derecha se hunde en Oviedo.

En Oviedo, el Titanic de la derecha, el hasta ahora invatible Gabino de Lorenzo, caerá en estas elecciones. El 22 de Mayo será el momento del cambio, el momento en que los ciudadanos apuesten por una fuerza de izquierdas que ponga punto final a 20 años de especulación, pelotazos, y privatizaciones masivas.

Así derrocha Gabino el dinero de los ovetenses.

Así derrocha Gabino el dinero de los ovetenses.

El Alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, ha regalado más de 27 millones y medio de euros a una familia de la oligarquíca local. Hace trece años, un juzgado fija el precio de la expropiación de Villa Magdalena en 11,2 millones de euros. El consistorio Ovetense ya ha pagado 39,4 millones, y tiene pensado seguir pagando, hasta alcanzar los 62,8 millones. El motivo de etse derroche se encuentra en un lapsus del ayuntamiento de Oviedo durante el proceso de expropicaicón. Y es que, en 1998, De Lorenzo se saltó un pequeño detalle de la Ley de Expropiaciones: aquel que obliga a la Administración a consignar, en la Caja de Depósitos y en el plazo de dos años, el importe fijado por el jurado de expropiación cuando lo considere excesivo y planee litigar. El consistorio ovetense pleiteó pero no depositó el dinero, lo que puso en bandeja al propietario de Villa Magdalena pedir una retasación del edificio, potestad contemplada en la misma ley. En 2007, el propietario valoró de nuevo el palacete, esta vez nada menos que en 62,8 millones. Evidentemente, el endeudadísimo ayuntamiento de Oviedo no puede pagar esa cantidad. ¿Qué solución a encontrado Gabino?. Regalar el Centro de Oviedo para que comamsa (autoproclamada deudora de la expropiación de Villa Magdalena) construya un parking subterráneo que pone en peligro la estabilidad del casco histórico de la ciudad.

El caso es que, Gabino, ya sea por errores o por aciertos, siempre acaba favoreciendo a las cuatro familas ricas de la ciudad, a costa del dinero de los contribuyentes.

Pero el derroche de Gabino de Lorenzo no siempre conlleva el enriquecimiento de los poderosos. A veces simplemente tira el dinero. Todo el mundo conoce el curiosos sistema de limpieza de Oviedo que, entre otras cosas, pasa por echar un "manguerazo" todos los días a las aceras y las carreteras...¡También los días de lluvía!. Hoy, además, voy a tener que incorporar un nuevo episodio al derroche gabinista. Diez de Mayo de 2011, La Corredoria (Oviedo), 10:20 de la mañana, es completamente de día, y con la luz solar se ve más que de sobra. ¿Alguien se puede adivinar con que me encontré cuando fui a coger el autobús?.20110510225730-dsc00196.jpg

Y no era sólo esa. Absolutamente todas las farolas estaban encendidas.

Es hora de poner punto y final a los chanchullos gabinistas en Oviedo. La capital de Asturies no puede seguir siendo una ciudad tercermundista. Necesitamos un cambio de políticas, un cambio hacía una mayor transparencia, hacia una mayor democracia. Evidentemente, ese cambio no puede venir del PSOE, que no se ha atrevido a plantarle cara a Gabino en todo este tiempo. Es más, ha votado en contra de la declaración del Parque de San Francisco como Bien de Interés Cultural, única forma de frenar la construcción del parking en Uría. La única fuerza que puede frenar el gabinismo es Oviedo por la Izquierda.

Presentación del Programa de Oviedo por la Izquierda

Se ha presentado hoy, en la sede de Izquierda Xunida d’Uviéu, el programa electoral de la candidatura “Oviedo por la Izquierda”, que aglutina a Izquierda Xunida, Los Verdes e independientes. El programa electoral contiene un claro y conciso repaso por todas las tropelías que Oviedo ha sufrido de manos del alcalde popular Gabino de Lorenzo, así como las propuestas de Izquierda Unida para transformar nuestra ciudad en una Oviedo moderna, una ciudad sostenible, habitable, democrática, donde el eje central de la política sean los ciudadanos, en lugar de los intereses de las cuatro familias adineradas a las que Gabino sirve pleitesía.

Animo a todos los ciudadanos de la izquierda ovetense y asturiana a participar activamente del movimiento por el cambio político en Oviedo.

He subido el programa electoral. Aquí os dejo el enlace:

https://rapidshare.com/files/460278193/programa_oviedo.pdf

Por otra parte, la candidatura Oviedo por la Izquierda ha inaugurado hace unos días su página web: www.oviedoporlaizquierda.com. Os recomiendo que la visitéis y la popularicéis. También podéis descargar el programa desde aquí.

Historia del Socialismo V: El Socialismo Hoy

Ante la derechización del PSOE y la pérdida de un referente de izquierdas, varios partidos de ideología socialista, comunista, o republicana de izquierdas, se reunieron para fundar el 27 de Abril de 1987 una coalición electoral que luchase contra las políticas derechistas del PSOE. Así fue como nació Izquierda Unida. Los partidos que fundaron aquel movimiento político y social que luchaba (y sigue luchando) por una sociedad más justa, democrática, libre e igualitaria, fueron los siguientes: Partido Comunista de España (PCE), Partido de Acción Socialista (PASOC), Partit Socialista Unificat de Catalunya (PSUC), Izquierda Republicana (IR), Federación Progresista (FP), Partido Humanista,  Partido Carlista, Partido Comunista de los Pueblos de España, y el Colectivo de Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas (CUT-BAI). De esta forma los socialistas encontraron una nueva casa, junto a los comunistas y los republicanos de izquierdas.

Izquierda Unida consiguió rápidamente que comunistas y socialistas aumentaran notablemente su presencia en las instituciones.  Así el PASOC conseguiría dos diputados en las cortes, un eurodiputado, diputados autonómicos en Asturias, Madrid y Andalucía, y múltiples concejales repartidos por toda España.

En 2001 el Partido de Acción Socialista abandona Izquierda Unida, debido a las discrepancias del PASOC con el coordinador de IU, Gaspar Llamazares. No serían los únicos, ya que Izquierda Republicana y otras formaciones irían abandonando IU por aquellas fechas. No obstante, no todos los militantes del PASOC abandonaron la coalición, algunos se quedaron dentro de IU, creando corrientes de ideología socialista, pero no se volvió a crear un gran partido socialista a nivel nacional dentro de Izquierda Unida.

El PASOC continuó su trayectoria en solitario, presentándose a varias elecciones. En 2004 se presentaron al senado en coalición con Izquierda Republicana, bajo el nombre de Coalición Republicano-Socialista. No obstante, el PASOC va poco a poco disipándose, hasta que un día simplemente deja de existir. No hubo un adiós, no hubo un comunicado de disolución, simplemente no se volvió a saber más del PASOC como partido, pero pudimos ver a alguno de sus miembros (como Andrés Cuevas González, último presidente conocido del partido) presentarse en listas municipales de IU.

Tras el éxito de Die Linke (La Izquierda), partido alemán de ideología socialista, el socialismo democrático comenzó a extenderse como ideología base por todos los partidos de izquierdas de Europa. Así, Izquierda Unida defendía en sus estatutos el socialismo democrático, y en Francia nacía en 2008 el Parti de Gauche (Partido de Izquierda), también de ideología socialista.

Esta es la historia del socialismo en España. Una historia con unos principios humiles, un pasado glorioso, un presente con bastantes dificultades, y un incipiente futuro que parece cada vez más prometedor.  No obstante, sigue siendo necesario un partido que, en el seno de IU, rescate las ideas de Pablo Iglesias. Los socialistas de verdad, los de izquierdas, los de Marx, Engels, Pablo Iglesias, Salvador Allende y, por qué no decirlo, los que congeniamos con los nuevos socialistas europeos como Oskar Lafontaine, seguimos deseando que se geste un nuevo Partido Socialista, heredero del PSOE de Pablo Iglesias y del PASOC, que luche junto a las demás organizaciones que componen IU por derribar el capitalismo y por construir una democracia plena.

 

Y con esta entrega, termino mi Historia del Socialismo Español.

Traigamos la república. Pero empecemos ya.

Pasado el día 14 (que espero que todos vosotros hayáis usado para reflexionar, y no para regocijaos en un pasado más o menos glorioso), ha llegado el momento de poner “en limpio” todos los pensamientos que, durante el día de ayer, pasaron por nuestra cabeza, y  establecer las conclusiones pertinentes. Por mi parte, la conclusión a la que yo he llegado es que, una vez que hemos expuesto que modelo de república es el que queremos (podéis ver mi post del día 13 de Abril, donde expongo mi modelo de república), ha llegado el momento de empezar a luchar por ella.

La consecución de la tercera república exige dos trabajos diferentes: el primero consiste en hacer pedagogía, en llevar a todas partes las ideas republicanas. Esto ya se lleva haciendo desde bastante tiempo y, para mí, el líder indiscutible en esta materia es Julio Anguita. Ahora bien, hace falta un proyecto real que movilice a todos los republicanos y, a través del cual, podamos instaurar la III República en España. Y digo real, porque, si bien es cierto que existen numerosos partidos y asociaciones que reclaman en sus objetivos la instauración de la III República, no es menos cierto que ninguna de ellas sale de una reivindicación meramente utópico-abstracta, ya que jamás se indica una pauta, o un plazo para alcanzar sus fines.

Por todo ello yo propongo que, a la vista de las enormes repercusiones que han tenido las redes sociales en las revueltas africanas, creemos un movimiento en esas mismas redes sociales que tenga como objetivo organizar a todo@s l@s republican@s para dos fines:

  1. Crear un foro de debate para que podamos perfilar al máximo la idea republicana que este país necesita.
  2. Cuando seamos un número suficiente, salir a la calle y, de forma serena y democrática, exigir un proceso de cambio que, en un plazo de 3 años, concluya con la proclamación en España la III República.

Por todo ello, he creado el grupo de Facebook “Traigamos la III República”. Os animo a todos a participar activamente.

http://www.facebook.com/home.php?sk=group_143807965687882

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La República que debemos traer.

Habitualmente vemos a gente de la izquierda gritar vivas a la república y alzar banderas republicanas (o mejor dicho de la II República). Pero, en demasiadas ocasiones, cuando le preguntas a cualquiera de esos entusiastas republicanos qué república es la que quieren, éstos se quedan mudos. Muchos responderán “Cualquier república es mejor que la monarquía, ya que, al menos, no tendremos una Jefatura de Estado hereditaria. Eso es antidemocrático”. Ese razonamiento es, además de erróneo, tremendamente peligroso. Es cierto que tener una jefatura de estado no electa no es democrático, pero no por ello cualquier república es mejor que cualquier monarquía. La República Social de Mussolini, basada en los ideales del fascismo, no es en absoluto mejor que la monarquía española actual, y una república que no reconozca los derechos sociales básicos de los trabajadores, y no tenga un sistema de seguridad social, tampoco es una buena república. Si seguimos defendiendo el postulado simplista de que “Cualquier república es mejor que la monarquía”, nos veremos cualquier día entregándole a la derecha los pocos derechos sociales que nos quedan a cambio de una república conservadora y antisocial. Evidentemente ellos, los monárquicos de toda la vida, firmarán gustosos la llegada de una república en semejantes condiciones. Por todo ello, es necesario que, cuando salgáis a la calle a gritar vivas a la república, no lo hagáis pensando en el concepto abstracto de república,  sino en una república concreta. Al menos, así lo haré yo.

Bien, el siguiente punto es pensar qué república es la que queremos. Yo quiero una república democrática, y eso  no supone únicamente que la jefatura del estado sea electa. En primer lugar, es necesario que haya una ley electoral democrática, justa y proporcional.  No se puede llamar democracia a un país en el que los votos valen más o menos en función de cual es el partido que los recibe. Por otro lado, una democracia implica una separación total de los tres poderes. En el actual régimen monárquico,  el congreso (sede del poder legislativo) elige al gobierno (poder ejecutivo) y a los miembros de los altos tribunales (poder judicial). Así, dos partidos juntos (PP y PSOE) eligen y designan a todos los órganos de poder del Estado. En la república que yo defiendo los tres poderes están separados, y el poder judicial no está sometido a la partitocracia. Pero una democracia no se basa únicamente en la separación de poderes. Eso es, como mucho, un estado liberal moderadamente representativo. En una democracia el poder emana directamente del pueblo que, además, participa directamente en las instituciones. Pero en la España actual, el poder judicial está completamente separado del pueblo. Los jueces no son elegidos, y los jurados populares, única forma de participación popular en el poder judicial, son casi anecdóticos. En una república democrática, la elección de los ejecutores del poder judicial, al igual que ocurre con los otros dos poderes,  está sometida al pueblo  el cual, además, está presente en absolutamente todos los juicios en forma de jurados populares.

El siguiente punto, una vez elegida la república democrática como sistema, es definir el modelo socio-económico. El actual régimen monárquico se basa en un sistema económico en el que el Estado, el gobierno y, por consiguiente, los ciudadanos están al servicio de los mercados, cuando deberían ser los mercados los que estuvieran al servicio de la sociedad. Para que esto sea posible, es necesario dotar al estado de poder para intervenir en la economía y regular el mercado para eliminar las diferencias sociales y la miseria. Esto pasa, entre otras cosas, por la nacionalización de la banca. Actualmente los bancos representan la clase dirigente de usureros y corruptos que dirigen de forma despótica la economía mundial. Juegan a la ruleta con nuestro dinero, cobran préstamos a intereses abusivos, niegan el crédito a trabajadores y pequeños empresarios, y obtienen beneficios más que multimillonarios incluso en una crisis económica que ellos mismos han provocado y que ha llevado a la ruina a las administraciones públicas, al paro a 4 millones de españoles, y ha reducido las condiciones de vida de la clase trabajadora en general. La III República debe tener una banca pública que vele por el interés de los ciudadanos, y no por el enriquecimiento desmesurado de cuatro banqueros a costa de millones de personas. La banca privada es el robo legalizado.

Pero no basta con todo esto. La República debe garantizar unos derechos sociales básicos que permitan que los trabajadores que levantan este país tengan un nivel de vida decente. Y esto pasa por fijar constitucionalmente un máximo en la edad de jubilación que no debe pasar de los 63 años. Así nos evitamos reformas como la elevación de la edad de jubilación a los 67 años. Es inaudito que, en lugar de avanzar en derechos sociales, estemos retrocediendo. También hay que fijar la jornada laboral máxima de forma constitucional en, como mucho, 40 horas semanales, si bien yo soy partidario de una jornada de 35 horas. Por otro lado, no habrá modelo socioeconómico justo, ni derechos para los trabajadores si éstos no están movilizados para luchar por lo que es suyo. La III República deberá traer consigo una nueva legislación en materia sindical y una nueva ley del derecho a la huelga. Es inadmisible que la ley que regula este derecho sea de 1977, antes de que se aprobara la propia constitución monárquica en la que se reconoce el derecho de todos los trabajadores a la huelga. Es decir, la huelga está regulada por una ley anterior al propio derecho constitucional a la huelga. Sencillamente ridículo.

Otro problema importante que el actual sistema no ha sabido resolver es el problema territorial. En 1978 se aprobó un sistema de autonomías que supuso un avance en la vertebración territorial del Estado. Se acercaron competencias al ciudadano, se descentralizaron políticas, que pasaron de estar gestionadas por una lejana capital, a estarlo por personas de la misma región a la que iban destinadas. Pero este modelo está ya caduco. Ha estado bien como situación transitoria pero ha llegado un momento en el que no da para más, y se ha convertido en un lastre como lo fue en su día el estado ultracentralizado. Hay competencias duplicadas, y luchas por la transferencia de las responsabilidades, y conflictos a la hora de decidir que organismo es el encargado de solucionar cada problema. La república debe avanzar a un siguiente grado de descentralización, pero debemos hacerlo mejor que cuando se crearon las comunidades autónomas. Por eso yo defiendo una república federal cerrada, donde las competencias de cada nivel de la administración estén claramente delimitadas de forma inequívoca desde el principio.

Por último, debemos establecer una república que renuncie a la guerra como herramienta sistemática de política exterior. La república debe ser pacifista, y para ello, es necesario abandonar la OTAN y sacar del suelo español las bases militares americanas. Pero la renuncia a la guerra no significa la disolución del ejército ni, mucho menos, mandar al paro a todos los militares españoles. El mundo está sacudido por seísmos, huracanes, incendios y otras tragedias con un coste humanitario tremendo. Y en esas circunstancias, se necesta un cuerpo de profesionales disciplinados y con una gran preparación física. Ese debe ser el ejército del Siglo XXI.

Quiero terminar recordando unas palabras de Julio Anguita, que instaba a dejar de usar expresiones como “cuando venga la república”. La república no va a venir, va a haber que traerla. Es más, si no fuese así, si la república no es traída por las fuerzas progresistas y democráticas de la clase trabajadora, la república que vendrá será igual o peor que la actual monarquía.

¡Viva la III República!

¿Por qué soy republicano?

Cuando a veces manifiesto mi republicanismo hay gente que me pregunta ¿Por qué te molesta el Rey con lo majo que es? Ese es su principal argumento: con lo majo que es. Al parecer la figura máxima del Estado tiene como cometido único ser majo y campechano, y por esta sacrificada labor se embolsa la modesta suma de 8,90 millones de  euros anuales, unos 123 milliones de las antiguas pesetas AL MES.

Este amado Rey nuestro, elegido democráticamente en unas elecciones en las que solo pudo votar Franco, representa la continuidad del antiguo régimen en la España democrática del Siglo XXI. He puesto antiguo régimen con minúscula porque no me refiero al régimen de los monarcas absolutos, me refiero al régimen de Franco. Tras la muerte del dictador no se produjo la ruptura democrática que debió haberse hecho, sino que se llevó a cabo un proceso de reformas para "democratizar" el régimen franquista y garantizar así su supervivencia. Se legalizaron los partidos políticos, se elaboró un proceso constitucional, y poco a poco se fueron restableciendo las libertades. Pero muchas cosas siguieron tal y como estaban.

Para empezar no se hizo un referéndum sobre qué sistema de gobierno querían los españoles (monarquía o república), se impuso el régimen monárquico en la figura de Juan Carlos de Borbón, el heredero de Franco. Además, el Rey, al igual que Franco, es un militar que ejerce la jefatura del Estado y la del ejército, y cuyo poder no emana del pueblo, ya que éste jamás lo ha elegido. En realidad sus poderes emanan del dictador y genocida Francisco Franco, ya que fue quien le nombró su sucesor. Por tanto la monarquía es un régimen no democrático.

Por si hay alguien que aun no lo sabe, no todos podemos ser reyes. No hay elecciones a Rey, oposiciones a Rey ni ninguna otra forma de que un ciudadano pueda llegar a la corona. La corona (y con ella la Jefatura del Estado) es heredada de padre a hijo, lo cual significa que por el mero hecho de apellidarse "de Borbón y Grecia" (como es el caso de Don Felipe) se nace con privilegios que los demás no tenemos, en otras palabras, no somos todos iguales, ya que la monarquía es un régimen desigualatorio (contradiciendo la constitución).

Por si fuera poco, se podría decir que la familia real tiene sección propia en la prensa del corazón, cosa que no suele ser habitual con el resto de los políticos. La monarquía no es un régimen serio.

Después de todo esto...¿Aun me pregunta alguien por qué soy republicano?. La monarquía es un régimen caro, antidemocrático, de papel cuché, y que impide la igualdad de los ciudadanos. La República es un régimen más barato, democrático, serio, y que da un paso hacia adelante en el camino de la igualdad.

Mes de la República en el Blog de Fran Rey

Emulando la promoción del diario Público, voy a comenzar con un mes dedicado a la República. Comenzaré publicando un texto mio bastante antiguo (del año 2007, creo) ligeramente actualizado. Después, escribiré sobre cual es el modelo de república que yo defiendo, pues muchas veces nos quedamos con el ¡Viva la República!, pero no especificamos qué república es esa que queremos y, desde luego, en este tema no todo vale. EE. UU. es una república y, sinceramente, el modelo que yo defiendo dista bastante de ser el estadounidense. Por último, cubriré algunos de los actos republicanso que se celebren este mes.

¡Salud y República!

Oviedo por la Izquierda

El último consejo político municipal de Oviedo aprobó la lista a la que concurrirá IU en las próximas elecciones municipales. La lista, ratificada este viernes por el consejo político regional de Izquierda Xunida d’Asturies, tendrá la denominación de Oviedo por la Izquierda. La lista será encabezada por el actual concejal por ASCIZ, Roberto Sánchez Ramos “Rivi”, acabando así con la ridícula situación que sufría la izquierda ovetense a consecuencia de una división sin sentido. Como número dos de la lista irá Alejandro Suárez, coordinador general de Izquierda Xunida d’Uviéu, y, como número tres, el histórico sindicalista Emilio Huerta “Triqui”. Como número cuatro es previsible que vaya una candidata de los verdes, acordándose así en Oviedo la misma coalición IX-Verdes que se da en las elecciones autonómicas. En la lista van también independientes, personas del movimiento vecinal de Oviedo, y de CC. OO.

Por su parte, el Partido Comunista de España, ha dicho que no tolerará militantes del PCE en listas ajenas a IU. Parece que Paco de Asís y sus compañeros de ASCIZ no se dan por aludidos, pues ya han presentado varias candidaturas. Lo más “cómico” es que, ante la negativa de Rivi de volver a liderar la lista de ASCIZ en Oviedo para pasar a liderar la lista de Oviedo por la Izquierda, la organización de los “rebeldes” del PCA ha emitido un comunicado en el que decía que Rivi no se presentaba “por motivos personales”. En fin, algunos se llenan la boca hablando de la ética de la izquierda y luego, a la hora de la verdad, sólo saben hacer política en base al engaño y la manipulación.

La unión de las fuerzas políticas de la izquierda ovetense en Oviedo por la Izquierda , unida a la división de voto de la derecha asturiana (PP, FAC, IDEAS, UPyD…) podría propiciar, por primera vez en mucho tiempo, la pérdida de la mayoría del PP en el ayuntamiento. Estes puede ser el fin del gabinismo.

Manifestación en defensa de la Universidad Pública. Miércoles 23

Os animo a todos a acudir este miércoles 23 a la manifestación en contra de ese sinsentido educativo que es el Plan Bolonia. Yo desde luego allí estaré.

Historia del Socialismo IV: Y Felipe destruyó el Partido Socialista.

En 1974, en el congreso de Surenses, se produjo la división del partido en dos: los renovados que eligieron como líder a Felipe González (antiguo miembro de las franquistas Juventudes de Acción Católica), y los históricos que rechazaron la validez de la elección y continuaron con Rodolfo Llopis como líder del partido.

La llegada de las elecciones de 1977 pilló al PSOE en medio de esta división. Como consecuencia, por aquella época había dos partidos que se autodenominaban Partido Socialista Obrero Español, el renovado de González, y el Histórico de Llopis. Los dos se presentaron a los comicios, pero el primero tenía el apoyo económico de la CIA, el SPD alemán y el Partido Demócrata de los EE. UU. y el segundo contaba sólo con las cuotas de sus militantes. Era inevitable que el PSOE renovado se hiciera con el voto socialista, y el histórico tuviese pésimos resultados, como así fue. La UCD gana esas elecciones con 166 escaños, por detrás queda el PSOE renovado, con 118, en tercera posición quedó el PCE, con 19 diputados,  y en quinta posición (por detrás de la Alianza Popular de Manuel Fraga) la coalición PSP-US, con 6 escaños. Obtienen también representación un amplio abanico de partidos nacionalistas. Los renovados habían conseguido ser la segunda fuerza política, mientras que los históricos quedaban fuera del parlamento, el histórico Partido Comunista, que había sido el partido que más había combatido la dictadura franquista, quedó en un tercer puesto.

En Mayo de 1979 se celebra el XXVIII congreso federal del PSOE, en el que Felipe González propone que el partido abandone el marxismo. En palabras de Felipe González “Si alguien me dice que hacemos esto porque queremos ocho millones de votos, le diré que sí, que queremos y necesitamos ocho millones de votos. No tengo inconveniente en que se me llame socialdemócrata.” La militancia socialista se indignó ante tal despropósito, y los argumentos de González fueron desechados. Como dijo Pablo Castellano durante aquel congreso: “Renunciar al marxismo significa renunciar el sentido revolucionario del partido de Pablo Iglesias”. El congreso termina con el PSOE aún marxista, y Felipe, que no se resigna en sus pretensiones de hacer que el PSOE abandone sus principios, dimite como secretario general  a modo de  “últimatum”.

Tras la dimisión de González, una gestora se hace cargo del partido y convoca un congreso extraordinario para solucionar la crisis. Las principales cabezas del sector crítico con Felipe, la izquierda del partido, comienzan a reunirse para postular una posible candidatura, alternativa a la de González, que represente los ideales marxistas del PSOE. Se estaba hablando de presentar a Tierno Galván como candidato a la secretaría general, cuando le llegó un mensaje de la embajada americana que alertaba sobre un posible golpe de estado si de aquel congreso salía una ejecutiva escorada hacia la izquierda y dirigida por él. Simultáneamente, el Partido Socialdemócrata Alemán advertía que “Si hay  marxismo, no hay marcos”. El efecto conseguido fue el deseado: se sembró entre los militantes socialistas el temor a un golpe de estado y al corte de financiación del partido, que podía hacer imposible que el PSOE derrotase a la UCD. Así fue como se consiguió evitar que los críticos presentaran una candidatura alternativa, siendo elegido de nuevo secretario general Felipe González. Y así fue como el PSOE dejó de ser marxista.

En 1981, el Ministerio del Interior del gobierno de Adolfo Suárez, decide reconocer las siglas del PSOE únicamente para el partido renovado que encabeza Felipe (ya sin marxismo), obligando al PSOE histórico a renunciar al nombre del partido de Pablo Iglesias. Finalmente, los históricos deciden renombrar al partido como Partido Socialista (PS).  Pasados los plazos legales para impugnar la inscripción, pero alarmados por al creciente activismo del Partido, el gobierno cancela su registro. El Secretario General manda una carta al Rey, de la que no hubo contestación, pero a los pocos días se restablecía el registro. Gracias a ello el Partido Socialista (PS) pudo entrar en la campaña electoral de octubre de 1982, y dado el número de candidaturas que presentaba en toda España se le otorgaron amplios espacios oficiales en los medios de comunicación. Sin embargo, el día de la votación, el 28 de ese mes, mediante telegrama de la Audiencia Nacional a los Colegios Electorales, se volvió a cancelar el registro del partido en lo que seguramente constituye un caso único en el mundo. Finalmente sería el PSOE el ganador de esas elecciones de 1982, que obtuvo la mayoría absoluta con 202 escaños. Tal vez los resultados habrían sido algo diferentes si el PS hubiera podido presentarse. Tal vez el PSOE no hubiera monopolizado el socialismo parlamentario, y hubiera tenido que gobernar de forma diferente. El caso es que no fue así, y el gobierno del PSOE no se caracterizó precisamente por ser un gobierno de izquierdas.

El 28 de Octubre de 1982, el PSOE gana las elecciones generales. Felipe González es elegido presidente y forma un gobierno lleno de figuras del felipismo. No aparece ningún representante del sector crítico, como Pablo Castellano o Gómez Llorente, pero sí que hay, en cambio, antiguos miembros de la UCD, como Fernández Ordoñez. El PSOE había llegado al gobierno prometiendo una gran cantidad de reformas sociales, como igualar la pensión mínima al salario mínimo o sacar a España de la OTAN. Pero, una vez en el poder, no hizo más que políticas de derechas (bajó las pensiones a la par que subían los precios y se mostró favorable a la permanencia de España en la OTAN, por seguir con los ejemplos anteriormente citados). Esto mostró un gran descontento entre sus bases y en especial en la corriente crítica Izquierda Socialista (formada en 1979 por los contrarios a abandonar el marxismo, y liderada por Pablo Castellano y Gómez Llorente). Como al PSOE le molestaba tener a un “pepito grillo” recordándoles el significado de sus siglas y las promesas electorales, Pablo Castellano fue expulsado (de forma antiestatutaria, por cierto), con lo que muchos militantes se dieron de baja del PSOE como protesta, ingresando junto con Castellano, en el Partido de Acción Socialista (PASOC), que era el nombre con el que los históricos habían logrado al fin inscribir su partido en el ministerio del interior.

A partir de este momento el PSOE ya no podía ser considerado un partido socialista, y su viaje hacia la derecha continuó hasta el día de hoy, siendo más que evidente su afinidad por las ideas neoliberales, la defensa del capitalismo salvaje, y un escaso carácter demócrata. Puesto que a partir de este punto ya no se puede considerar al PSOE como socialista, no continuaré hablando de él en esta historia del socialismo español, salvo cuando tenga que hacerlo para narrar algún hecho relativo al verdadero socialismo.

 

En la siguiente entrega: El socialismo después del PSOE. La integración de los socialistas en Izquierda Unida. El Socialismo hoy.

Historia del Socialismo III: Guerra y Dictadura.

En 1936, el Frente Popular ganó las elecciones. El Frente Popular era una organización heterogénea de diversas fuerzas de izquierdas que incluían a republicanos, socialistas, comunistas, y nacionalistas de izquierdas. La coalición izquierdista tenía un programa reformista, como la defensa de las reformas sociales del primer gobierno de 1931, que estaban siendo paralizadas o eliminadas por el posterior gobierno conservador. También surgía como respuesta para pedir la liberación de los detenidos y sometidos a proceso por responsabilidades en los hechos ocurridos durante la Revolución de Asturias en 1934 y ante el avance en Europa del fascismo de Hitler o Mussolini. En ese momento también en el vecino país de Francia gobernaba el Frente Popular Francés.
La derecha no aceptó la legítima victoria del Frente Popular en las elecciones y organizó un golpe de Estado el 18 de Julio que desembocó en la Guerra Civil. En la zona sublevada toda organización política que no perteneciera al movimiento nacional (FET de las JONS y el sindicato vertical) fue ilegalizada y perseguida, y sus militantes fueron brutalmente asesinados. En el bando republicano, Largo Caballero asumió la presidencia del gobierno en sustitución del republicano José Giral. Su oposición a ilegalizar el POUM, sumado a la tensión interna en el PSOE entre prietistas y largocaballeristas, terminó con la destitución de Largo Caballero de la presidencia del gobierno, que recayó en el Dr. Juan Negrín, también socialista. Negrín cortó los vínculos del gobierno con los anarquistas, afianzó las relaciones con los comunistas e inició un proceso para ilegalizar el POUM. Durante el juicio contra el POUM, Largo Caballero intervino posicionándose en contra de dicha ilegalización. 



El resultado de la Guerra Civil fue la victoria de los sublevados, que impusieron una dictadura bajo la figura del General Franco, el cual asumió la jefatura del estado, del gobierno, del ejército, y del partido único. Durante más de 40 años de terrible dictadura las fuerzas de izquierdas fueron duramente reprimidas. 

El PSOE siguió trabajando por la democracia desde el exilio. La nueva ejecutiva del partido se desvinculó del gobierno de Negrín,  e Indalecio Prieto se convirtió en la nueva cabeza visible del partido. Prieto trató de derribar el régimen franquista por la diplomacia, negociando con Juan de Borbón la posibilidad de la instauración de una monarquía parlamentaria con tal de que volviera la democracia a España. La conjura fracasó y el dictador siguió en el poder hasta su muerte.

Mientras tanto, en el interior de España, el PCE era prácticamente la única fuerza de izquierdas que hacía oposición al franquismo. Una de las labores más importantes de los comunistas en esta época fue la creación del sindicato Comisiones Obreras, que se infiltró en el aparato de los Sindicatos Verticales falangistas. Esto provocó la ira de los franquistas, que comenzaron a perseguir febrilmente a los posibles miembros de CC. OO., encarcelando a muchos de ellos, entre otros, su líder y fundador, Marcelino Camacho.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Historia del Socialismo Español II: El cisma socialista, la dictadura de Primo de Rivera, y la Segunda República.

En 1917, estalla la Revolución en Rusia. Por primera vez, las tesis revolucionarias de Marx cobran valor real y el marxismo llega al poder a través de una nueva concepción de éste, el marxismo-leninismo, que rescata el olvidado término comunismo y lo utiliza como cuña de su ideología. El Partido Comunista de la Unión Soviética convoca la III Internacional o Komintern, y en todos los partidos socialistas marxistas se abre el debate sobre su ingreso en ella. En el PSOE se realizan tres congresos extraordinarios para decidir su posible adhesión a la III Internacional. En el primero, la división entre partidarios y detractores es tan grande que se acuerda un aplazamiento de la decisión y se intenta la convergencia de ambas internacionales en una sola. En el segundo congreso extraordinario, el PSOE se muestra favorable al ingreso en la III internacional, pero no sin antes enviar a dos delegados a la URSS, que informarán de sus impresiones sobre la Rusia Soviética. Uno de estos delegados es Fernando de los Ríos que en su libro Mi viaje a la Rusia Soviética, cuenta como, cuando le preguntó a Lenin cuando se iban a restablecer las libertades en Rusia éste le respondió. ¿Libertad? ¿Para qué?. Tras la exposición de Fernando de los Ríos en el tercer congreso extraordinario del PSOE, los socialistas rechazaron las 21 condiciones de la III Internacional, permaneciendo en la segunda.

Lenin
No obstante, no todos los socialistas estaban a favor de esta postura. El 15 de Abril de 1920 la Federación de Juventudes Socialistas abandonó el PSOE y fundó el Partido Comunista Español. En 1921, una segunda escisión provocada por los últimos probolcheviques dio lugar a la fundación del Partido Comunista Obrero Español. En menos de un año, el Partido Comunista Obrero Español y el Partido Comunista Español se fusionaron en un único partido, el Partido Comunista de España, sección española de la Internacional Comunista.

Durante la dictadura de Primo de Rivera, el PCE fue ilegalizado. Pablo Iglesias, como presidente del PSOE firmó un manifiesto del Partido en el que se condenaba la dictadura de Primo de Rivera, pero algunos líderes socialistas, como Largo Caballero eran partidarios de una cierta colaboración con el régimen para que tanto el PSOE como la UGT pudieran seguir trabajando. La postura de este sector era que la instauración de la dictadura de Primo de Rivera, respondía únicamente a luchas entre los propios burgueses y que, puesto que esas luchas no afectaban a los trabajadores, debían mantenerse al margen de ellas. El Colaboracionismo con la dictadura fue un fracaso y el PSOE terminó desvinculándose del régimen y optando por colaborar con los partidos republicanos burgueses para instaurar la II República en España. Esta colaboración se materializó en el Pacto de San Sebastián.

El 14 de Abril de 1931 se proclamó la II República en España. Las masas tomaban las ciudades a gritos de viva la república y, en muchas ocasiones, viva el Partido Socialista. La llegada de la segunda república supuso la legalización del Partido Comunista, y fue la primera vez que el Partido Socialista ganó unas elecciones generales, obteniendo 115 escaños. A pesar de ser la fuerza más votada, el líder del PSOE, Francisco Largo Caballero, rechazó la presidencia del gobierno, que finalmente fue a manos de Manuel Azaña Díaz, de Acción Republicana. El PSOE, no obstante, entró en el gobierno, tomando Largo Caballero la cartera de trabajo, donde implantó la jornada laboral de 8 horas; Indalecio Prieto asumió el ministerio de obras públicas, desde donde trató de llevar a cabo un proceso de modernización de las infraestructuras del país, y Fernando de los Ríos el ministerio de educación.
Largo Caballero
En 1933, la derecha gana las elecciones. En parte por la unidad de los partidos de derechas en torno a la CEDA, frente a la división de las fuerzas izquierdistas, y también debido al abstencionismo predicado por la CNT. En estas elecciones, el PCE obtiene un diputado por primera vez en la historia, en la persona de Cayetano Bolívar Escribano. Durante el llamado bienio derechista o bienio negro, los gobiernos radical-cedistas comenzaron un proceso de contrareforma frente a los avances sociales aprobados en la legislatura anterior. Mientras tanto, la CEDA, afianzaba cada vez más sus relaciones con partidos fascistas tanto del exterior (como el Partido Nacional Fascista, de Italia) como del interior (Falange Española). El temor de la clase trabajadora a que la CEDA intentase suprimir la democracia republicana para imponer una dictadura fascista era, cada vez más, una realidad. El PSOE advierte que si la CEDA entra en el gobierno, los socialistas promoverán una huelga general revolucionaria que defienda a la clase trabajadora del fascismo. La Revolución comienza con un paro en toda España y, posteriormente, se transforma en un proceso revolucionario que tiene como objetivo la toma del poder por parte del Partido Socialista con el fin de implantar un programa de carácter socialista, revolucionario, y marxista. La revolución fue apagada rápidamente en todo el país, salvo en Asturias, donde continuó hasta que fue brutalmente reprimida por el ejército, represión que continuó hasta el triunfo del Frente Popular en 1936. Pero de eso ya hablaremos.

Fue también en esta legislatura, en concreto en 1935, cuando se fundó el Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM). Este partido se constituyó como un partido marxista, que se oponía a la burocratización y falta de libertades propia de la visión estalinista de la Internacional Comunista. En Marzo de 1936, las Juventudes Socialistas Españolas y la Unión de Juventudes Comunistas de España, se fusionan en una única organización, la Juventud Socialista Unificada (JSU), liderada por el militante socialista (aunque por aquel entonces ya había asumido una ideología leninista) Santiago Carrillo.

 

En la siguiente entrega: El Frente Popular, la Guerra Civil, y el Franquismo.

Los sindicatos, el pensionazo, la ley Sinde, y el Partido "Socialista".

Los gloriosos sindicatos UGT y CC.OO., luces que guían al proletariado español en busca de la liberación, azotes del opresor y el capitalista, han conseguido que el gobierno ceda en sus pretensiones y que un trabajador pueda jubilarse a los 65 si ha cotizado durante unos míseros 38 años y medio. ¿Quién no ha cotizado 38,5 años? Al fin y al cabo sólo hay que echar cuentas. 65-38,5=26,5. ¡Maravilloso! Si una persona lleva desde los 26 años y medio cotizando a la seguridad social sin parar tendrá su pensión a los 65. ¿Y Quién no va a estar cotizando ininterrumpidamente desde esa edad? Afortunadamente, en nuestro país no existe la gente trabajando sin contrato, ni el paro, ni ninguna otra preocupación social. Desde luego, si algo de eso existiera, cualquier trabajador podría decir que el acuerdo al que han llegado los sindicatos no sirve para nada, que absolutamente nadie puede llegar a los 65 años con 38.5 años cotizados y que por tanto nos han vendido. Podría incluso pensarse que UGT y CC.OO. responden más a los intereses de la patronal que a los de los trabajadores. 

Ahora, hablando en serio. Lo hemos vuelto a ver, lo que ya anunciábamos cuando UGT y CCOO se negaron a convocar otra huelga general (después de que ellos mismos intentaran boicotear la primera poniéndola en Septiembre), al final han cedido en todo. Una cesión disfrazada de pacto, pero que a poco que se lea con un poco de lógica, se convierte en una cesión total y sin condiciones. Desde aquí vuelvo a insistir en algo que ya dije: IU debe desligarse de una vez de CCOO, debe condenar , no reprochar, ni criticar levemente, sino condenar enérgicamente, la actuación de este sindicato vendido y burgués, y debe ponerse manos a la obra para impulsar un proyecto que culmine con la creación de un nuevo sindicato combativo y de clase.

Pero esto no es todo. El gobierno no ha demostrado en estos días su faceta fascista únicamente en cuanto a lo que en derechos laborales se refiere, sino también en derechos civiles. Se empeñan en seguir aprobando la Ley Sinde, esa que permite al gobierno cerrar páginas web a dedo. Esta ley (que no es muy diferente a la ley que utiliza la dictadura china para censurar internet) va a ser finalmente aprobada, gracias al PP, que tanto la criticaba inicialmente (aunque también es cierto que criticaban sin cesar la reforma laboral y luego no votaron en contra). El director de la Academia de Cine ha dimitido al conocer la postura del gobierno, y éstos, han respondido intentando vedarle la gala de los Goya. Llevo muchos años diciendo al PSOE que quiten del nombre las palabras socialista y obrero, ahora creo que el problema no es sólo lo que les sobra en el nombre, sino lo que les falta. Partido Nacionalsocialista Español. Ese sería un nombre adecuado para un partido que ha demostrado, no sólo que es de derechas, sino que no tiene el más mínimo carácter democrático.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres